Skip to content
NewTurboTax blog is NOW bilingual Español English

Obtén las noticias más recientes con respecto al tercer cheque de estímulo

blog.turbotax.intuit.com > TurboTax Blog Español > Ingresos e Inversiones > 401K, IRA, Acciones > Cómo ahorrar para la jubilación: 7 maneras de ahorrar

Cómo ahorrar para la jubilación: 7 maneras de ahorrar

401K, IRA, Acciones Cómo ahorrar para la jubilación: 7 maneras de ahorrar

La idea de la jubilación, aunque falten décadas, puede ser escalofriante. ¿Qué pasa si hoy cometes un error que te impida jubilarte cuando quieras? ¿Y si la bolsa vuelve a caer? ¿Y si…? La lista no tiene fin.

A estas alturas, probablemente sepas que es importante ahorrar para la jubilación. Pero, ¿sabes cómo ahorrar para ese momento? Quizás quieras considerar algunas de estas tácticas con el fin de ahorrar para la jubilación sin inconvenientes, y ni siquiera tienes que esperar hasta los 65 años para disfrutar de los beneficios.

  1. Abre cuentas de jubilación lo antes posible
  2. Asegúrate de recibir todas las contribuciones patronales
  3. Aumenta las contribuciones al plan 401(k) un uno por ciento cada año
  4. Cada vez que recibas un aumento, destina todo el incremento recurrente a tu jubilación
  5. Abre una cuenta de ahorros para gastos médicos
  6. No pierdas de vista tus metas a largo plazo
  7. Sé decidido desde el principio

Abre cuentas de jubilación lo antes posible

Aprender a ahorrar para la jubilación no es una lección que se enseñe a muchos en la escuela primaria, pero es fundamental que los más jóvenes entiendan el beneficio de ahorrar antes de que aparezcan las primeras canas. La clave de una jubilación exitosa es empezar a ahorrar lo antes posible. Cuando recién empiezas, quizás no tengas muchas herramientas a tu alcance, pero lo que sí tienes, y de sobra, es tiempo. Incluso si depositas pequeñas cantidades en una cuenta IRA o en un plan 401(k), puedes obtener grandes ganancias si les das el tiempo suficiente, debido al poder del interés compuesto.

Esos primeros meses, es posible que no puedas hacer contribuciones muy grandes y que, durante años, el aumento lento del saldo te haga sentir que no vale la pena; sin embargo, todo ayuda cuando tienes el tiempo de tu lado.

Piensa en el siguiente caso: Una persona de 65 años que invirtió $10,000 en un fondo indexado de una cuenta de jubilación hace 40 años y nunca más volvió a ahorrar, seguiría teniendo más de $200,000. ¿Ahora entiendes el poder de empezar temprano?

Ten en cuenta que también los trabajadores por cuenta propia deberían comenzar a preparar su jubilación.

Asegúrate de recibir todas las contribuciones patronales

Saber cómo ahorrar para la jubilación es importante, pero el crecimiento real de tu cuenta de jubilación a veces requiere un poco de suerte o estrategia, como trabajar en una empresa que ofrezca un beneficio equivalente al del plan 401(k).

Algunas empresas igualan las contribuciones que haces a tu plan 401(k) dólar por dólar (por lo general, hasta el 6 por ciento de tu sueldo). En otras palabras, si tienes la suerte de encontrarte en esta situación, es posible que te deduzcan solo $100 de tu cheque salarial y que mágicamente encuentres $200 más en tu plan 401(k).

Si bien el departamento de Recursos Humanos puede explicarte los detalles de la contribución de la empresa al plan 401(k), se puede afirmar que, de ser posible, definitivamente deberías obtener el monto total de la contribución que te ofrece la empresa.

Aumenta las contribuciones al plan 401(k) un uno por ciento cada año

Cuando empiezas a trabajar y a juntar ahorros, puede resultar abrumador ver que te hacen una deducción grande de un cheque salarial de por sí pequeño. Aun así, debes elegir la mayor deducción con la que te sientas financieramente cómodo.

Durante el primer año, te acostumbrarás a vivir con esa cantidad de dinero, al punto que estarás tan cómodo que apenas notarás la diferencia si aumentas tu contribución al plan 401(k) un 1% cuando cumplas tu primer aniversario de trabajo.

Es una manera sencilla de aumentar todos los años una cantidad aparentemente insignificante, tan baja que quizás ni notes que te falta, pero, antes de que te des cuenta, ¡habrás dado un verdadero impulso a tus ahorros para la jubilación!

Este sistema funciona por la misma razón que la inversión anticipada: con el tiempo, los pequeños cambios tienen un gran impacto.

Cada vez que recibas un aumento, destina todo el incremento recurrente a tu jubilación

Por naturaleza, los seres humanos nos adaptamos a todo. La mayoría de las veces, es una ventaja; sin embargo, puede jugarnos en contra… como cuando recibimos un aumento de sueldo. Para muchas personas, el aumento de sueldo desaparece enseguida a causa de la inflación en el estilo de vida.

¿La solución? ¡No te acostumbres a la nueva cifra! Aprendiste a vivir con la cantidad anterior. Haz de cuenta que el dinero extra nunca llegó y úsalo para aumentar las deducciones de tu cheque salarial para el plan 401(k).

No quiere decir que debas privarte de derrochar un poco para celebrarlo; al fin y al cabo, ¡trabajaste mucho para eso! Pero asegúrate de que el derroche sea un capricho de una sola vez y no algo recurrente (por ejemplo, regálate una cena elegante por una sola vez en lugar de mudarte a una vivienda con un alquiler más alto). Y si no te gusta la idea de invertir todo tu aumento en la jubilación, no hay problema, destina solo una parte. El resto guárdalo para ti y, aun así, habrás aumentado tu contribución.

Abre una cuenta de ahorros para gastos médicos

Además del tiempo, otra ventaja que suelen tener quienes recién comienzan a ahorrar es su salud. Lo más probable es que no tengas que recurrir tanto como tus compañeros de mayor edad al seguro médico que te proporciona la empresa, por lo que podría ser razonable que contrates un plan de gastos médicos con deducible alto. Una de las ventajas de estos planes es que te permiten abrir una cuenta de ahorros para gastos médicos.

Es posible que la empresa, para ayudarte, incluso haga contribuciones recurrentes a tu cuenta de ahorros médicos. Además, el dinero que ingreses en la cuenta y que no hayas usado para fin de año te puede servir para gastos médicos más adelante. Y una vez que alcances la edad de jubilación, podrás utilizar el dinero sobrante como quieras. Si tu empresa te ofrece una cuenta de ahorros médicos, es una opción que sin duda vale la pena considerar.

No pierdas de vista tus metas a largo plazo

La mejor manera de seguir ahorrando es tener una recompensa en mente. Ya sea un par de años más de jubilación, una casa de vacaciones, la opción de viajar por el mundo o conseguir un segundo título más adelante; mantenerte enfocado en el premio te ayudará a sentirte más motivado para conseguirlo.

Quizás parezca admirable decir que vas a destinar la mitad de tus ingresos mensuales a la jubilación, pero si no puedes comprometerte con esa cantidad, no solo no cumples tu objetivo, sino que te decepcionas a ti mismo, y eso puede destruir tu motivación.

Sé decidido desde el principio

Invertir en acciones a veces puede parecer muy arriesgado. Los años anteriores fueron un ejemplo perfecto de ello cuando el mercado (según mediciones de S&P 500) cayó un 40% en 2008 y, luego, aumentó un 30% en 2009. Sin embargo, esta volatilidad tiene su recompensa. A lo largo de la historia, las acciones han superado a su contraparte menos volátil, los bonos, en aproximadamente un 5 por ciento al año con esos promedios. Ese 5 por ciento compuesto a lo largo de varias décadas puede representar miles, o incluso millones, de dólares más para tu jubilación.

Desde luego, si estás en plena jubilación, es posible que no quieras arriesgarte a una gran caída justo cuando necesitas el dinero, pero si te faltan varias décadas, tienes mucho tiempo para recuperarte de un mal año y salir ganando.

Lecciones: Cómo ahorrar para la jubilación

Si quieres aprender a ahorrar para la jubilación, la mejor manera de empezar es abrir tu propia cuenta de jubilación. El siguiente paso es hacer contribuciones periódicas a tu cuenta de jubilación lo antes posible para aprovechar el interés compuesto. Ahorrar para la jubilación no tiene por qué ser escalofriante; con algunos métodos probados a lo largo del tiempo, ¡podrás jubilarte con unos buenos ahorros y sin dolores de cabeza!