¿Gastaste demasiado en arreglar tu dormitorio estudiantil? Cuatro ahorros para ayudar a los estudiantes universitarios (o a sus padres)

Educación Caucasian college students revising their notes before classes.

Con un nuevo año universitario en marcha, es bueno saber que podrías obtener algo de ayuda del Tío Sam para lidiar con la catarata de gastos relacionados con la universidad. El IRS otorga una serie de créditos tributarios y deducciones de impuestos para educación que atenuarán los gastos universitarios.

Crédito Tributario de la Oportunidad Americana

El Crédito Tributario de la Oportunidad Americana permite que los estudiantes (o sus padres) soliciten hasta $2,500 al año durante los primeros cuatro años de educación superior. Este es un crédito tributario que se computa contra tu deuda de impuesto a las ganancias, lo cual significa que sirve para reducir el monto del impuesto que debes. Además, el 40 % del crédito es “reembolsable”, lo cual significa que puedes solicitar el crédito tributario aun si supera tu deuda tributaria real. Eso quiere decir que igualmente puedes recuperar hasta $1,000 del crédito, incluso si no debes impuestos.

El crédito está disponible solo para estudiantes (o para los padres que pagan sus estudios) que aún no han completado los primeros cuatro años de educación superior. Eso significa que no se aplica a los gastos relacionados con educación luego de haber cursado una carrera de nivel de grado de cuatro años. El crédito tributario también se puede solicitar para cada estudiante solo por cuatro años por estudiante apto.

El estudiante debe estar participando en un programa que finalice con un título de grado o alguna “otra credencial educativa reconocida” y se aplica al pago de la matrícula y las cuotas escolares, cuotas de inscripción obligatorias, libros, insumos y equipos relacionados con la carrera.

También se basa en los ingresos. Únicamente lo pueden solicitar parejas (solo parejas casadas con declaración conjunta) que ganen hasta $180,000 o quienes declaran sus impuestos individualmente y ganan, como máximo, $90,000 al año para el año fiscal 2018. Los estudiantes deben estar inscritos al menos “medio tiempo” en, como mínimo, un semestre académico durante el año calendario.

Crédito Perpetuo por Aprendizaje

Si tu hijo no califica para el Crédito Tributario de la Oportunidad Americana, es posible que tú o tu estudiante estén aptos para el Crédito Perpetuo por Aprendizaje. Este permite a los estudiantes y a sus familiares solicitar un crédito de hasta $2,000 en gastos de educación por declaración presentada. Al igual que el Crédito Tributario de la Oportunidad Americana, también se basa en los ingresos. Se puede solicitar para ingresos ajustados modificados hasta $66,000 para quienes declaran sus impuestos individualmente y hasta $132,000 para personas casadas con declaración conjunta para los impuestos del año fiscal 2018.

A diferencia del Crédito Tributario de la Oportunidad Americana, no hay límite en el número de años durante los que puedes solicitar el crédito, lo que lo hace ideal para estudiantes que ya han finalizado una carrera de nivel de grado de cuatro años. Si bien no se puede solicitar el Crédito Tributario de la Oportunidad Americana y el Crédito Perpetuo por Aprendizaje para el mismo estudiante, se puede solicitar el Crédito Tributario de la Oportunidad Americana para un estudiante y el Crédito Perpetuo por Aprendizaje para otro estudiante en el mismo año.

Además, se puede solicitar el Crédito Perpetuo por Aprendizaje incluso si el estudiante no está cursando un programa que finalizará con un título de grado o con alguna otra credencial educativa reconocida.

El crédito tributario se aplica a la matrícula y a las cuotas obligatorias de inscripción o asistencia y a los importes pagados por libros, insumos y equipos relacionados con el curso. Incluso, se puede solicitar el crédito tributario para gastos elegibles que se pagan con las ganancias del préstamo.

Deducción de intereses sobre préstamos estudiantiles

Puedes deducir intereses de préstamos estudiantiles elegibles pagados como una deducción de intereses sobre préstamos estudiantiles. Esta deducción tributaria te permite deducir hasta $2,500 en intereses pagados por un préstamo estudiantil privado o federal. Aún mejor, puedes tomarla como una deducción ordinaria, lo cual significa que reducirá tus ingresos. Esto quiere decir que puedes reclamar la deducción tributaria incluso si no detallas tus deducciones.

También se basa en los ingresos, lo que significa que tus ingresos brutos ajustados modificados (MAGI, por sus siglas en inglés) no pueden superar los $160,000 si eres casado con declaración conjunta o los US$80,000 si presentas tu declaración individualmente como soltero, jefe de familia o viudo calificado.

Esta deducción de impuestos está disponible para un estudiante que se inscribió al menos medio tiempo en un programa que finaliza con un título de grado, un certificado u otra credencial educativa reconocida. 

Deducciones de matrícula y cuotas escolares (vencidas después del año fiscal 2017)

La deducción de matrícula y cuotas escolares te permitía deducir hasta $4,000, pero no se extendió más allá del año fiscal 2017. Si aún debes declarar impuestos del 2017, es posible que puedas obtener la deducción de impuestos de matrícula y gastos relacionados que pagaste en 2017.

Es una deducción de impuestos, no un crédito tributario computado contra tu deuda del impuesto a las ganancias, lo cual significa que se puede usar para reducir tus ingresos antes de calcular el impuesto a las ganancias real. También se basa en los ingresos, y como tal, es deducible de impuestos si ganas menos de $80,000 al año y declaras como soltero, o de menos de $160,000 y declaras como persona casada con declaración conjunta. No puedes reclamar la deducción de impuestos si eres casado y presentas tu declaración individualmente.

Puedes incluir los importes pagados en concepto de matrícula y cuotas escolares, para ti, para tu cónyuge o para tu hijo dependiente. El estudiante se debe inscribir en un instituto de educación superior apto. Sin embargo, no se incluyen los gastos de alojamiento y comida, o gastos personales. La deducción se puede reclamar incluso si los gastos se pagaron con fondos prestados.

En este momento, la deducción de matrícula y cuotas escolares no se ha extendido posteriormente al 31 de diciembre del 2017. TurboTax continuará manteniéndote al día con las últimas leyes tributarias y, aunque es posible que esta deducción de impuestos no se extienda para el año fiscal 2018, aún existen los siguientes beneficios que te ayudarán a reducir costos en la educación superior, entre los que se incluyen el Crédito Tributario de la Oportunidad Americana, el Crédito Perpetuo por Aprendizaje, los planes 529, las cuentas de ahorro para la educación y la deducción de intereses por préstamos estudiantiles.

Estas son algunas consideraciones importantes para tener en cuenta con estos créditos tributarios y deducciones de impuestos para educación: Solo puedes solicitar uno de estos beneficios tributarios por estudiante por año, a excepción de la deducción de intereses por préstamos estudiantiles.

Así mismo, los padres solo pueden solicitar créditos y deducciones para educación si declaran a su hijo como dependiente. Si tus hijos presentan su propia declaración de impuestos y no cumples con los requisitos para declararlos como dependientes, ellos deberán solicitar el crédito tributario o la deducción de impuestos para educación.

No te preocupes por conocer para qué beneficio educativo eres apto. TurboTax te hará preguntas sencillas y te dará el crédito o la deducción de impuestos para educación para el que estás apto de acuerdo a tus respuestas. Si tienes alguna duda, puedes conectarte en vivo a través de un video unidireccional con un Contador Público Autorizado o un Agente Registrado de TurboTax Live  y obtener respuestas a tus preguntas sobre impuestos. Además, Contador Público Autorizado o un Agente Registrado de TurboTax Live puede revisar, firmar y presentar tu declaración de impuestos.

Tags: