Guía para presentar tu declaración de impuestos como cabeza de familia

Deducciones y Créditos de Impuestos Guía para presentar tu declaración de impuestos como cabeza de familia

Si alguna vez preparaste tus impuestos, es posible que el término Cabeza de familia te haya dado curiosidad. 

Cabeza de familia no es solo un título elegante. En términos de impuestos, es un estado civil específico que puede hacerte ahorrar dinero si calificas como tal. 

Esta es una guía que te ayudará a entender qué es el estado civil Cabeza de familia y cuáles son los beneficios de elegirlo a la hora de presentar la declaración. 

¿Eres cabeza de familia?
Cabeza de familia es alguien que se considera no casado, paga más de la mitad de los gastos del hogar y tiene un hijo o dependiente calificado. Debes cumplir esos tres requisitos para calificar. Si eres casado, presentarás la declaración como Casado que presenta su declaración en conjunto o Casado que presenta su declaración por separado. Si eres no casado, pero pagas menos de la mitad de los gastos del hogar o no tienes un dependiente que califique, presentarás la declaración como contribuyente soltero. 

En el caso de la primera regla, si pagas más de la mitad de los gastos del hogar, tienes que considerar la totalidad de esos gastos. Eso incluye tus pagos de hipoteca y alquiler, así como los gastos de mantenimiento, seguros, servicios públicos, reparaciones e, incluso, comida. Se incluye todo lo necesario para mantener el hogar. 

Por último, el hijo o dependiente calificado es el que encuadra en una definición clara. En el caso de los hijos calificados, deben ser solteros o, si están casados, deben ser elegibles para que los reclames como dependientes y haber vivido contigo durante más de la mitad del año. También puedes reclamar a tu madre o padre como dependiente y calificar como Cabeza de familia. En ese caso, no es necesario que vivan contigo. 

Es posible que te preguntes qué significa “se considera no casado”. 

Para que te consideren “no casado”, tienes que presentar una declaración de impuestos separada, pagar más de la mitad del costo de mantenimiento de tu hogar y no haber vivido con tu cónyuge en la misma casa durante los últimos seis meses del año tributario, y tu hogar tiene que haber sido la vivienda principal de tu hijo/a, hijastro/a o hijo/a de crianza durante al menos seis meses. Por último, tienes que poder reclamar a tu hijo/a como dependiente. 

Si hay una ausencia temporal (por ejemplo, si uno de los cónyuges vive fuera del hogar por motivos de educación, servicio militar, tratamiento médico o vacaciones, no calificarás para que te consideren “no casado”. No debe haber expectativa de que el cónyuge regrese después de la ausencia. 

¿Cuáles son los beneficios tributarios de presentar una declaración como Cabeza de familia?
Presentar una declaración con el estado civil Cabeza de familia ofrece distintos beneficios, por ejemplo, una mayor deducción estándar y tasas tributarias reducidas en comparación con realizar la presentación como soltero. 

En el año tributario 2019, la deducción estándar para cabezas de familia es de $18,350 y de solo $12,200 en el caso de contribuyentes solteros. 

No te preocupes por conocer estas reglas de impuestos. TurboTaxte hará preguntas sencillas y te ayudará a elegir el estado civil adecuado de acuerdo con tus respuestas. Si tienes alguna duda, puedes conectarte en vivo mediante una videollamada unidireccional con un contador público autorizado (CPA) o un agente registrado de TurboTax Live, con un promedio de 15 años de experiencia, y aclararla desde la comodidad de tu hogar. Los contadores públicos autorizados y agentes registrados de TurboTax Live pueden atenderte en inglés y en español durante todo el año, y también pueden revisar, firmar y presentar tu declaración.