¿Cuál es la Diferencia Entre un Crédito Tributario y una Deducción de Impuestos?

Deducciones y Créditos de Impuestos Couple at home, Padova, Italy

El artículo a continuación es válido para los impuestos de 2018, los que presentas este año antes de que finalice el plazo en abril de 2019. Se ha actualizado para reflejar los cambios implementados por la Ley de Recortes Tributarios y Empleos de 2017.

“Simplemente, descuéntalo”.

“Vamos, dedúcelo”.

“Creo que hay un crédito tributario para eso”.

Aunque es posible que hayas oído o, incluso, hayas dicho una de estas frases, ¿alguna vez te preguntaste qué significa realmente? Si bien tanto las deducciones de impuestos como los créditos tributarios te pueden ahorrar un monto de dinero importante en tu declaración de impuestos, ambos funcionan de formas muy diferentes.

¿Qué es una deducción de impuestos?

La deducción de impuestos es el resultado de un gasto deducible de impuestos o de una exención que reduce tu ingreso imponible. Una deducción de impuestos común en tu declaración de impuestos federales sobre la renta es la deducción estándar. Este es un ejemplo de cómo funciona: Si tu ingreso fue de $50,000, tu deducción estándar (si eres soltero o casado con declaración individual) reduciría en $12,000 tu ingreso imponible por la deducción estándar para 2018, de modo que tu ingreso imponible ahora sería de $38,000.

¿Qué es un crédito tributario?

A diferencia de las deducciones de impuestos, los créditos tributarios se restan de tu deuda tributaria (no del ingreso imponible). Un crédito tributario común es el crédito tributario por hijo. Si tienes un hijo calificado, puedes obtener un crédito de hasta $2,000 por hijo menor contra los impuestos que adeudas en 2018. Si tienes una deuda de impuestos federales sobre la renta por un total de $3,500, el crédito tributario por un hijo reducirá esa deuda tributaria a $1,500.

¿La deducción de impuestos es mejor que el crédito tributario? ¿El crédito tributario es mejor que la deducción de impuestos?

En el hipotético caso de tener que elegir entre una deducción de impuestos o un crédito tributario de $100, muy probablemente prefieras recibir el crédito. A diferencia de la deducción de impuestos, un crédito tributario de $100 reduce tus impuestos dólar por dólar ($100). Por otro lado, una deducción de impuestos reduce en $100 tu ingreso imponible. El monto de impuestos resultante que ahorras depende de tu tipo impositivo marginal (en lenguaje cotidiano: tu categoría tributaria). Si en 2018 estás en la categoría del 24%, una deducción de impuestos de $100 resta $24 de tus impuestos.  Por otro lado, un crédito de $100 resta $100 de tus impuestos.

Deducciones detalladas vs. deducciones estándar

Casi todos reúnen los requisitos para la deducción estándar. Si bien el monto varía en función de tu estado civil a efectos de la declaración (por ejemplo, soltero, casado con declaración conjunta, casado con declaración individual o cabeza de hogar), todas las personas con el mismo estado civil a efectos de la declaración reciben el mismo monto de deducción estándar (las únicas excepciones se aplican a personas de edad avanzada, con ceguera o discapacidad, quienes reciben algo más que la deducción estándar).

Por el contrario, las deducciones detalladas son numerosas y sus montos varían de persona a persona. Las deducciones detalladas más comunes incluyen las siguientes:

  • Ciertos gastos médicos y odontológicos que superan el 7.5% de tu ingreso bruto ajustado
  • Impuestos estatales sobre la renta
  • Impuestos estatales sobre las ventas e impuestos locales
  • Impuestos sobre bienes inmuebles
  • Contribuciones benéficas
  • Intereses hipotecarios

Sin embargo, las deducciones detalladas tienen algunas complicaciones. Solo te puedes beneficiar con las deducciones detalladas en la medida que superen tu deducción estándar (en 2018, $12,000 si eres soltero y $24,000 si eres casado con presentación conjunta). Dicho de otro modo, cada contribuyente puede optar por el monto mayor entre su deducción estándar o sus deducciones detalladas, pero no por ambos.

Digamos que eres casado y presentas tu declaración de forma conjunta. En tal caso, tu deducción estándar es de $24,000. Además, supongamos que el total de tus deducciones detalladas es de $25,000. Como tus deducciones detalladas superan el monto de la deducción estándar por $1,000, muy probablemente prefieras optar por la deducción detallada. Por eso, vale la pena realizar un seguimiento de los gastos adicionales deducibles de impuestos que puedan hacerte superar la deducción estándar y darte la posibilidad de obtener deducciones de impuestos adicionales, como las contribuciones benéficas.

Por otro lado, si tus deducciones detalladas suman un monto inferior a la deducción estándar para la que eres apto, probablemente ni te molestes en optar por la deducción detallada; simplemente, elegirás la estándar. De acuerdo con la nueva ley tributaria, TurboTax estima que aproximadamente el 90% de los contribuyentes ahora optarán por la deducción estándar, dado que, para ellos, esta casi se duplicó y algunas deducciones detalladas se redujeron o se eliminaron. En la última temporada de impuestos, cerca del 70% de los contribuyentes optaron por la deducción estándar.

No te preocupes por descubrir qué créditos tributarios o deducciones de impuestos deberías elegir o si deberías detallar tus deducciones u optar por la deducción estándar. TurboTax te hará preguntas sencillas y te dará los créditos y las deducciones de impuestos para los que eres apto de acuerdo con tus respuestas. TurboTax también elegirá la opción (deducción estándar o deducciones detalladas) para la que seas apto y que te dé el mayor reembolso de impuestos posible.

Si aún tienes alguna duda, puedes conectarte en vivo mediante video unidireccional con un agente impositivo o contador público autorizado de TurboTax Live, con un promedio de 15 años de experiencia, para aclararla. Además, un contador público o agente impositivo autorizado de TurboTax Live puede revisar, firmar y presentar tu declaración de impuestos.

¿Cuándo enviarás tu declaración de impuestos? ¿Ya aprovechaste alguno de los créditos tributarios o deducciones de impuestos disponibles?