Gen Z Homeownership Are They Buying More or Less (1440 x 600 px)
Gen Z Homeownership Are They Buying More or Less (411 x 600 px)

Vivienda propia: ¿la generación Z compra más o menos?

Leer el artículo

A medida que las generaciones envejecen, el estribillo parece ser el mismo: los jóvenes ya no compran su vivienda. Y aunque los precios de las viviendas nunca habían estado tan altos en muchos lugares, las estadísticas pintan un panorama muy diferente: la generación Z, sí compra su vivienda.

Muchos motivos hicieron posible que los veinteañeros obtuvieran su primera hipoteca. Continúa leyendo y verás por qué la generación Z compra su vivienda y por qué eso podría cambiar pronto. 

ÍNDICE

Cómo se compara la generación Z con otras generaciones

Por qué la cantidad de propietarios de vivienda podría estar en merma

¿La generación Z debe seguir comprando viviendas?

Cómo se compara la generación Z con otras generaciones

Si bien parece que las generaciones más jóvenes evitan ser propietarios de viviendas, los números cuentan otra historia.

Según el sitio web de bienes raíces Redfin, en 2022, el 30 % de las personas de 25 años tenía su casa propia, en comparación con solo el 28 % de los millennials y el 27 % de la generación X. Sin embargo, el 32 % de los baby boomers tenía una vivienda a los 25 años. 

Uno de los principales motivos por los que la generación Z parece estar por delante de las generaciones anteriores es que podían obtener tasas de interés casi tan bajas como el récord, por lo que era más asequible comprar una casa que para los grupos etarios anteriores.

La tasa de interés que recibes afecta en gran medida lo que puedes comprar. Por ejemplo, la tasa de interés promedio en 2020 fue del 3.11 %, mientras que la tasa de interés promedio en 2009 fue del 5.04 %.

Esta es una explicación de cómo eso puede afectar la cantidad de tu hipoteca. Supongamos que compras una vivienda de $200,000 con un pago inicial del 5 %. Tu pago hipotecario mensual, sin incluir los impuestos sobre la propiedad ni el seguro de propietario de vivienda, será de $1,019 si tienes una tasa de interés del 5 % y un plazo de 30 años. Pero si puedes obtener una tasa de interés del 3 %, ese pago mensual se reduce a $801. Es una diferencia de $218 por mes o más de $2,500 por año.

Si bien a las generaciones mayores eso no les parece mucho dinero, es una gran diferencia, sobre todo si recién comienzas tu trayectoria profesional o si acabas de comprar tu primera vivienda y tal vez tengas gastos imprevistos en tu presupuesto. 

Trabajo remoto

Otro posible motivo de la diferencia se debe a la llegada del trabajo remoto. Si bien es posible que los millennials y los integrantes de la generación X hayan tenido que comprar viviendas cerca de su trabajo, la generación Z ha tenido más libertad en cuanto a dónde pueden buscar su hogar. Esto significa que pueden encontrar viviendas en ciudades con un bajo costo de vida.

Según los datos de Redfin, Indianápolis, Cincinnati, Detroit y Virginia Beach son lugares de interés para los propietarios de viviendas de la generación Z. ¿Qué tienen en común estos lugares? Todas son ciudades que ofrecen un costo de vida razonable.

Si bien el precio promedio de una vivienda a nivel nacional en 2023 fue de $405,000, el precio promedio de una vivienda en las ciudades mencionadas anteriormente se acerca a los $255,000, una cantidad mucho más razonable para un veinteañero. 

Generosidad de la familia

Si te preguntas cómo una persona de veintitantos años puede darse el lujo de ahorrar para el pago inicial de una vivienda, además de cumplir con sus otras obligaciones financieras, la generación Z también parece beneficiarse de la ayuda familiar. Se ha demostrado en investigaciones que alrededor del 25 % de los compradores de vivienda de entre 23 y 31 años usaron dinero de su familia para ayudarles con el pago inicial. 

Sin embargo, solo el 17 % de las personas de entre 32 y 41 años recibió asistencia de sus seres queridos para el pago inicial. Contar con ayuda financiera, incluso si se trata de un préstamo, puede ayudar a los jóvenes a obtener una hipoteca más rápidamente.

Por qué la cantidad de propietarios de vivienda podría estar en merma

Si bien parece que la generación Z ha tenido un gran comienzo en lo que respecta a ser propietarios de vivienda, puede que se trate de un fenómeno efímero. Estos son los motivos:

Tasas de interés altas

Es posible que estemos viendo el final del impulso de la generación Z hacia la vivienda propia. Las tasas de interés aumentaron considerablemente en 2023 y no parece que vayan a retroceder en el corto plazo. Las altas tasas de interés, junto con los precios de las viviendas constantemente inasequibles, no les facilitan el camino a los de la generación Z que aún no han comprado una vivienda.

Y, salvo que se produzca una verdadera recesión y baje la inflación, no parece que la Reserva Federal vaya a reducir las tasas de interés pronto.

Fin de la pausa del préstamo estudiantil

Cuando muchos miembros de la generación Z compraron viviendas, la pausa de préstamos estudiantiles por el COVID-19 aún estaba en curso. Esto significa que esos propietarios no tuvieron que preocuparse por pagar la hipoteca y su préstamo estudiantil al mismo tiempo. 

Además, es posible que algunos prestatarios hayan supuesto que se les condonaría parte o la totalidad de sus préstamos de acuerdo con el plan de cancelación de préstamos del presidente Biden.

Ahora que se reanudaron los pagos y la promesa de cancelación de préstamos no sucedió, es posible que muchos prestatarios no puedan pagar una hipoteca además de sus préstamos.

Fin del trabajo remoto  

Al comienzo de la pandemia del COVID-19, muchas empresas declararon que el trabajo remoto era el futuro. Sin embargo, ahora algunas empresas dan marcha atrás e implementan una política de regreso al trabajo. Esto significa que, si quieres comprar una casa, posiblemente tengas que vivir a una distancia cercana a la oficina.

El potencial fin del verdadero trabajo remoto puede significar una disminución en la venta de viviendas.

¿La generación Z debe seguir comprando viviendas?

Algunas personas compran una vivienda porque están hartas de los malos arrendadores y de los aumentos impredecibles de los alquileres, mientras que otras lo hacen porque piensan que es lo que las personas responsables y maduras deben hacer.

Además de casarte o tener hijos, comprar una casa es uno de los mayores compromisos financieros que puedes asumir. Puede ser difícil deshacerte de una hipoteca, especialmente si bajan los precios de las viviendas en tu ciudad. 

Muchos prestatarios jóvenes no se dan cuenta de cuánto cuesta tener una hipoteca. Tu hipoteca no es lo único que pagarás cada mes; también hay que considerar el costo del seguro de propietario de vivienda y los impuestos sobre la propiedad, sin mencionar el dinero que gastarás regularmente en mantenimiento básico, como limpiar las canaletas, cambiar el filtro de climatización y más. 

Tampoco te olvides de las reparaciones importantes, como reemplazar el sistema de calefacción, el acondicionador de aire o el calentador del agua. Los expertos dicen que debes presupuestar entre el 1 % y el 2 % del precio de venta de la vivienda cada año para reparaciones. Por ejemplo, si pagaste $250,000, deberías ahorrar entre $2,500 y $5,000. No hay garantía de que tengas que gastar esa cantidad de dinero por año en reparaciones del hogar, pero estarás cubierto en caso de que llegue el momento de reemplazar el techo o, finalmente, reparar esa grieta en los cimientos. 

Dar el paso para ser propietario de una vivienda es una gran decisión y un compromiso financiero a largo plazo. La generación Z y otras personas deciden convertirse en propietarios de viviendas por distintos motivos, así no hay un momento perfecto universal. Se trata de alinear tu decisión con tus objetivos, y de determinar cuándo es el mejor momento para ti. Así que, si buscas una casa, que las probabilidades estén a tu favor y que tu hogar se convierta en un lienzo para los recuerdos: tanto si compras como si no lo haces.

zinakumok
zinakumok

Escrito por zinakumok

Zina Kumok is a freelance writer specializing in personal finance. A former reporter, she has covered murder trials, the Final Four and everything in between. She has been featured in Lifehacker, DailyWorth and Time. Read about how she paid off $28,000 worth of student loans in three years at Conscious Coins. Más de zinakumok

Los comentarios están cerrados.