Cuatro maneras de hacer que tu reembolso de impuestos sea deducible la próxima temporada tributaria

Reembolso de Impuestos Closeup of woman hands counting new 100 US dollar banknotes

¡Yupi! Estás por recibir un reembolso. Mientras sueñas con las diferentes maneras en que te puedes gastar el dinero, ten en cuenta que puedes utilizar el rembolso de este año para recibir un  reembolso todavía mayor el próximo. Aquí te contamos como:

  1. Haz una contribución a tu cuenta personal de retiro: Si calificas para contribuir a una cuenta personal de jubilación tradicional (IRA, Individual Retirement Account), esa contribución es deducible de impuestos, de modo que puedes aumentar el reembolso del próximo año por aproximadamente 25 % de la cantidad que aportaste a tu IRA, según el grupo de impuestos que te corresponde. Además, ese dinero genera más dinero para tu futuro, en lugar de despilfarrarlo en dispositivos electrónicos que se vuelven obsoletos el mismo día que los sacas de la tienda.
  2. Contribuir a organizaciones benéficas: ¿Recuerdas cómo tu mamá siempre solía pedirte que pensaras en las personas que tienen menos ? Bueno, esas personas siguen existiendo. Puedes usar parte de tu reembolso para ayudar a las personas menos afortunadas, y si categorizas tus deducciones, también acumularás una deducción de impuestos. Eso aumentará el reembolso del próximo año por aproximadamente 25 % de tu donación, según el grupo de impuesto al que pertenezcas.
  3. Aumentar tu cuenta de gastos flexible: Puedes pedirle a tu empleador que te descuente un importe de tu salario y lo deposite en tu cuenta de gastos flexible. Eso disminuirá tu salario, pero puedes compensarlo si usas una parte del reembolso de impuestos para tus gastos. ¿Cuál es la ventaja? El dinero que se destina a tu cuenta de gastos flexible es libre de impuestos, reduce tus ingresos sujetos a impuestos y puede aumentar tu reembolso del próximo año. Además, tendrás ese dinero en la cuenta de gastos flexible para utilizarlo en gastos médicos, servicios de guardería, o lo que sea que te permita el plan de tu empleador.
  4. Comprar útiles escolares: Si eres maestro, puedes usar parte del reembolso para comprar los materiales indispensables para tu clase. No solo mejoraras la manera en que enseñas a tus alumnos, sino que también estarás acumulando una deducción de impuestos que aumentará el reembolso del próximo año.

Independientemente de lo que decidas hacer con el reembolso de impuestos, separa una parte y disfrútalo. A final de cuentas trabajas mucho y muy duro… Te lo mereces.