8 Maneras de Generar Fondos para Tu Jubilación en 2020

Ingresos e Inversiones Mujer ahorrando para la jubilación

ACTUALIZACIÓN: El Departamento del Tesoro anunció recientemente cambios y actualizaciones de impuestos en respuesta a COVID-19, alguno de los detalles en este articulo requieren una guía adicional del IRS relacionada con la fecha límite para hacer contribuciones a su IRA del 2019.  Actualizaremos tan pronto como recibamos la orientación. Por favor, vea la última información sobre los plazos de impuestos y actualizaciones relacionadas con COVID-19 aquí.

¿Este es el año en el que sacarás el máximo provecho de tus ahorros para la jubilación?  

En T. Rowe Price, te recomendamos que cada año intentes ahorrar al menos el 15% de tu ingreso (lo que incluye cualquier plan 401(k) que ofrezca el empleador) para la jubilación.  Eso es porque es posible que tengas que depender de tus ahorros para la jubilación, en combinación con los beneficios de Seguro Social, para  generar un fondo de jubilación que pueda durar décadasAlgunos tal vez podamos  ahorrar el 15%  de nuestro ingreso ahora.  Otros quizá tengan que dar pasos progresivos para llegar a ese punto.  Está bien.  Ser intencionado a la hora de ahorrar, y establecer un curso de acción, es un gran primer paso. 

Dependiendo de tus circunstancias, estas son ocho cuentas de jubilación que debes tener en cuenta: 

Comienza con tu plan 401(k) en el trabajo 

Si puedes aumentar tu nivel de ahorro de inmediato, es lo ideal. Pero si no es posible, también puedes hacerlo aumentando el porcentaje gradualmente con el paso del tiempo.  Considera empezar a ahorrar el 6% de tu salario y si la empresa te ofrece igualar tus aportes, asegúrate de aprovecharlo.  Muchos planes de empresas aumentarán automáticamente la cantidad de tu contribución año tras año, así que asegúrate de inscribirte en este servicio. En 2020, puedes separar hasta $19,500 si tienes menos de 50 años y $26,000 si tienes 50 años o más. 

¿Trabajas por cuenta propia? Considera ahorrar en un Plan de Pensión Simplificado para Empleados IRA (SEP-IRA, por sus siglas en inglés). 

Este tipo de cuenta IRA es fácil de configurar y mantener, y tiene límites de contribución muy generosos. En el 2019, puedes contribuir $56,000 o el 25% de tus ganancias netas como empleado por cuenta propia (de ambas cantidades, la menor) y $57,000 en el 2020. Tu contribución puede ser deducible de impuestos y, a diferencia de las cuentas IRA tradicional y Roth IRA, para el 2019 puedes realizar aportes a tu cuenta SEP IRA hasta la fecha límite extendida para la presentación de los impuestos de 2019 y reducir tu ingreso tributable de ese año. Ten en cuenta que los planes SEP-IRA no tienen una opción Roth disponible.  

¿Tienes otro trabajo? Puedes participar tanto en un plan 401 (k) en tu trabajo principal como en un plan SEP-IRA  en tu segundo trabajo. 

Abre o deposita fondos en una cuenta individual de jubilación (IRA, por sus siglas en inglés) 

Si no tienes acceso a un plan en tu lugar de trabajo o quieres complementar tus ahorros, considera abrir una  cuenta IRA tradicional.  En 2019 y 2020, puedes aportar hasta $6,000 ($7,000 si tienes 50 años o más) a una cuenta IRA. La buena noticia es que tienes hasta el15 de abril de 2020 para  realizar tu contribución  para el 2019 y, posiblemente, obtengas una deducción tributaria por dicho aporte.  Si eres elegible, querrás aprovechar la deducibilidad tributaria de tu contribución, pero es posible que tu deducción esté limitada si tú o tu cónyuge están cubiertos por un plan de retiro en el trabajo y tu ingreso supera ciertos niveles.  

*Nota, tras el anuncio del aplazamiento de la fecha límite para presentar la declaración de impuestos federales en relación al alivio del Coronavirus (COVID-19), estamos esperando una guía adicional de parte del IRS sobre los plazos de contribución para el 2019.

Considera una opción Roth 

Mientras que una opción Roth no te ofrece un beneficio tributario inmediato, probablemente te proporcione un ingreso libre de impuestos cuando te jubiles. Con la falta de previsibilidad de las tasas de impuestos futuras, tal vez convenga tener una mezcla de cuentas con diferentes tratamientos tributarios. Puedes realizar contribuciones a un plan Roth de dos maneras: 

  • A través de una cuenta Roth IRA: se aplican los mismos límites de contribución mencionados anteriormente; sin embargo, la capacidad de realizar aportes se elimina gradualmente si tu ingreso supera ciertos límites. 
  • A través de un plan 401(k) o 403(b): si el plan en tu lugar de trabajo ofrece esta opción, es posible que puedas dirigir los aportes a una cuenta Roth designada. En este caso, las contribuciones no están limitadas por tu nivel de ingreso. 

Averigua si tu cónyuge es elegible para una cuenta IRA conyugal 

Si tu cónyuge no tiene su propio ingreso (o es muy bajo), puede depositar fondos en su propia cuenta IRA de acuerdo con tu remuneración si presentan una declaración de impuestos conjunta. La cuenta IRA puede ser tradicional o Roth y se aplican los mismos límites de contribución. Sin embargo, sus contribuciones combinadas a una cuenta IRA no pueden superar su ingreso combinado, y las contribuciones combinadas a tu cuenta IRA y a la de tu cónyuge pueden ser de hasta $12,000 ($14,000 si ambos tienen 50 años o más) o de hasta $6,000 ($7,000 si tienen 50 años o más) a cada una. 

Analiza una cuenta IRA de reinversión 

Dado que retirar el dinero del plan de tu empleador puede generar el pago de impuestos y la imposición de una multa, tienes tres  opciones para diferir los impuestos de ese dinero  si cambias de trabajo. Puedes dejarlo con tu empleador anterior (si te lo permite), reinvertirlo en tu nuevo plan 401(k) (si es posible) o reinvertirlo en una cuenta IRA. Si has cambiado de trabajo varias veces y deseas consolidar todos tus saldos en una sola cuenta, una  cuenta IRA de reinversión puede ser una buena opción.*  La mejor alternativa es hacer una reinversión directa (lo cual significa que nunca recibirás un cheque), en cuyo caso el dinero se transfiere directamente de una institución a la otra.  

Deposita fondos en una Cuenta de Ahorros para la Salud (HSA, por sus siglas en inglés) 

Es posible que te preguntes qué relación hay entre una HSA y la jubilación. Esta cuenta proporciona tres ventajas tributarias. Tus contribuciones pueden deducirse de impuestos, tu dinero puede aumentar con impuestos diferidos y, cuando retires el dinero (para gastos de atención médica calificados), lo harás libre de impuestos. Si participas en un plan de salud de deducible alto (HDHP, por sus siglas en inglés), en el 2019 puedes aportar $3,500 en caso de cobertura individual o $7,000 en caso de cobertura familiar. En el 2020, puedes realizar contribuciones por $3,550 en caso de cobertura individual y $7,100 en caso de cobertura familiar. Muchas personas usan las  HSA para cubrir costos de atención médica inmediatos y extraordinarios. Sin embargo, también son una buena forma de hacer una inversión libre de impuestos a largo plazo para compensar los gastos médicos futuros al jubilarse. 

Invierte en una cuenta tributable que no sea de jubilación 

Si bien es importante aprovechar las ventajas tributarias de las cuentas antes mencionadas, tal vez quieras generar ahorros que sean más accesibles y te permitan tener flexibilidad financiera, por ejemplo, un fondo para emergencias. También podrías complementar tus ahorros para la jubilación con inversiones a mayor plazo, especialmente si no puedes beneficiarte con la deducibilidad tributaria de las contribuciones a cuentas IRA. Una combinación de fuentes de ahorro  tributables, con impuestos diferidos y libres de impuestos podría ser la receta perfecta para el éxito de la jubilación. Volver a evaluar tus opciones periódicamente y evaluar los beneficios y riesgos de cada una te ayudará a configurar un plan que saque el máximo provecho de tus inversiones. 

Para obtener más información sobre inversiones para la jubilación, explora nuestros  productos y soluciones. 

A la hora de decidir entre un plan patrocinado por el empleador y una cuenta IRA, puede haber diferencias importantes que debas considerar, como las distintas opciones de inversión, las tasas y los gastos, la disponibilidad de servicios y las reglas de distribución (inclusive las diferencias en los impuestos y multas aplicables). Según cuáles sean las opciones de inversión de tu plan, en algunos casos puede ocurrir que las tasas de gestión de inversión asociadas con dichas opciones sean menores que las de opciones de inversión similares que se ofrecen fuera del plan. 

Este material fue preparado por T. Rowe Price únicamente para fines generales y educativos. Este material no proporciona recomendaciones fiduciarias con relación a inversiones ni tiene como objetivo servir de base principal a la hora de tomar decisiones de inversión. T. Rowe Price, sus filiales y asociados no proporcionan asesoramiento legal ni tributario. Cualquier debate con relación a impuestos contenido en este material, incluido cualquier adjunto o enlace, no tiene como objetivo usarse para (i) evitar multas tributarias o (ii) promocionar, comercializar o recomendar a cualquier otra parte transacciones o cuestiones planteadas en él ni se ha escrito para usarlo ni puede usarse para dichos fines. 

No te preocupes por saber todas las leyes sobre impuestos. TurboTax te hará preguntas sencillas y te proporcionará los créditos y las deducciones de impuestos para los que calificas. Si tienes alguna duda, puedes conectarte en vivo mediante una videollamada unidireccional con un Contador Público Autorizado o Agente Registrado de TurboTax Live con más de 15 años de experiencia para aclararla.  Los  Contadores  Públicos  Autorizados y Agentes Registrados de TurboTax Live están disponibles todo el año para atenderte en inglés y español, e incluso pueden revisar, firmar y presentar tu declaración de impuestos.