Contribuyentes Primerizos: Guía para Presentar Tus Impuestos

Impuestos 101 La mujer que presenta los impuestos en la laptop

Imagínate lo siguiente: Tienes un trabajo increíble y ganas tu propio dinero (tal vez por primera vez y todo te va bien…) hasta que explota la bomba! Llega enero y tu empleador te envía un formulario W-2 y de repente te ves empujado al mundo de los impuestos sin idea de lo que debes hacer. Si esto te suena familiar, no tengas miedo, sigue leyendo y te presentaremos todo lo que necesitas saber sobre cómo presentar sus impuestos por primera vez. 

Primero, ten en cuenta que es posible que no ste exija que hagas nada. Si eres soltero y ganas menos de $12,200, es posible que ni siquiera necesites presentar una declaración de impuestos; si estás casado, el límite de presentación es el doble de esa cantidad ($24,400). 

Sin embargo, solo porque no tengas que presentar una declaración de impuestos no significa que no debas presentarla. Si te retuvieron impuestos federales de tu cheque, es posible que se te deba un reembolso de los impuestos federales. También puedes ser elegible para el Crédito Tributario por Ingreso del Trabajo (EITC) que proporciona reembolsos a los contribuyentes de ingresos bajos a moderados que cumplen con ciertos requisitos. Hay algunas otras situaciones que requieren que presentes una declaración de impuestos, como ser un trabajador por cuenta propia. Para saber si debes presentar una declaración, puede usar la herramienta de presentación de impuestos del IRS. 

Para presentar tu declaración de impuestos, deberás recopilar cierta información. Alguna información es fácil: tu nombre, dirección y número de seguro social. Necesitarás todos los formularios que te hayan proporcionado tus empleadores y cualquier institución que te haya pagado intereses o dividendos. La mayoría se llaman formularios W-2 y 1099. Si tienes otros tipos de ingresos, como bienes raíces o fideicomisos, reúne la documentación de cuánto recibiste durante el año. Eso podría incluir estados de cuenta de fin de año o estados de cuenta bancarios por ganancias. 

Si obtuviste ingresos por trabajo por cuenta propia (actualmente en la economía del bolo muchos de los que presentan por primera vez lo hacen), también deberás hacer una lista de todas las deducciones comerciales que tenías para asegurarte de maximizar tu potencial reembolso. Por ejemplo, si manejaste para una compañía de viajes compartidos, puedes reclamar los gastos de millaje, y si usaste un uniforme, puedes reclamar la compra o el lavado de tus uniformes. La buena noticia es que existen herramientas como QuickBooks Self-Employed que pueden ayudarte a rastrear los ingresos, gastos y millaje de tu negocio durante todo el año en el futuro. Luego, puedes exportar fácilmente tu información a tu declaración de impuestos con TurboTax Self-Employed. 

Una vez que hayas reunido todo, ¡es hora de presentar! En TurboTax, como con el IRS, si cumples con ciertos criterios, puedes presentar tu declaración de forma gratuita. Si tu único ingreso es de un W-2, la presentación es muy fácil, literalmente. Con la aplicación móvil de TurboTax, todo lo que debes hacer es tomar una foto de tu W-2, y TurboTax se encarga de todo. ¿Qué podría ser más simple? 

Pero, si tienes alguna duda, puedes conectarte en vivo mediante una videollamada unidireccional con un Contador Público Autorizado o Agente Registrado de TurboTax Live para aclararla. Un Contador Público Autorizado o Agente Registrado de TurboTax Live está disponible todo el año para atenderte en inglés y español, e incluso puede revisar, firmar y presentar tu declaración de impuestos.