¿Qué Significa una OPI para los Impuestos de los Empleados?

401K, IRA, Acciones ¿Qué Significa una OPI para los Impuestos de los Empleados?

Probablemente has visto que hay una ola de empresas tecnológicas que planean anunciar este año las tan ansiadas Ofertas Públicas Iniciales (OPI) y que podrían hacer que miles de personas se vuelvan millonarias de la noche a la mañana y que tantas otras experimenten un cambio en su situación financiera cuando la empresa comience a cotizarse en la bolsa. 

Una OPI representa un gran momento para muchos interesados en una empresa, incluso para sus propios empleados. Cuando una empresa comienza a cotizarse en la bolsa, muchos empleados obtienen un importante incentivo en sus ingresos porque pueden recibir Unidades de Acciones Restringidas como parte del plan de incentivos de la empresa. Si bien es un momento sumamente emocionante para los empleados, las consecuencias tributarias de este dinero recién adquirido pueden darles una sorpresa. 

Empresas como Lyft y Uber también planean distribuir bonos a los conductores que hayan completado una determinada cantidad de viajes para ayudarlos a participar en la OPI, dado que están dentro de la categoría de contratistas independientes, no de empleados. Por lo tanto, recibirán bonos que se pueden utilizar para comprar acciones, pero no recibirán Unidades de Acciones Restringidas como parte de la oferta pública. 

Luego del anuncio sobre OPI que Lyft realizó hoy, quizás te preguntes cuáles serán sus consecuencias tributarias si tienes la suerte de trabajar como empleado o contratista en un emprendimiento que comienza a cotizarse en bolsa. La información a continuación te ayudará a entender las consecuencias tributarias de las acciones o los bonos que recibes a través de una Oferta Pública Inicial. 

Las unidades de acciones restringidas (RSU, por sus siglas en inglés) de tu empleador constituyen una promesa de concesión de acciones, que se otorgan en función a un plan de adquisición o cuando tú o la empresa van cumpliendo determinadas metas. En el momento de la adquisición, el valor de las acciones se considera como ingreso ordinario valuado según el valor justo del mercado (FMV, por sus siglas en inglés), y el empleador tiene la obligación de realizar la retención de impuestos apenas se emiten las RSU, independientemente de si vendes tus acciones o no. Es bueno tomar nota del valor de las RSU al momento de su adquisición, ya que se deben calcular las ganancias de capital pertinentes si el empleado vende las acciones más adelante. Si vendes las acciones más adelante, el cambio de valor constituye una ganancia o pérdida de capital. 

Las RSU no son la única forma de que puedas tener acciones de tu empresa. Los planes de adquisición de acciones para empleados (ESPP, por sus siglas en inglés) son acciones que adquieres con descuento, por lo que no tienes que pagar impuestos hasta que las vendas.  Al vender las acciones, por lo general, el descuento que recibiste cuando las adquiriste se considera como ingreso adicional para ti y se gravará como si se tratara de ingreso regular. Si vendes tus acciones antes de que se cumpla el año, tus ganancias se considerarán como remuneración y se gravarán como si se tratara de ingresos regulares. Sin embargo, si vendes tus acciones después de que se cumple el año, tu ganancia se gravará a la tasa de ganancias más baja. 

Si tienes la suerte de obtener ingresos no previstos a través de RSU, es posible que se te apliquen tasas tributarias más altas que en un ESPP. De un modo u otro, las opciones de compra de acciones te ofrecen la posibilidad de obtener más que tu salario y te generan un sentido de propiedad sobre la empresa.  

¡Aun así, las RSU y los ESPP son una gran inversión! A partir de los cambios de la nueva ley tributaria, incluso puedes entrar dentro de la categoría de tasa impositiva de ganancias de capital del 0 % al venderlas. Al ingreso calificado de hasta $38,600 se le aplica una tasa de ganancias de capital del 0 %. 

Si eres contratista y recibiste un bono en una OPI, por lo general, se te retendrán impuestos al recibir los bonos por medio del método porcentual, que usa una tasa porcentual fija para calcular la retención, ya que se considera como ingreso complementario.  De acuerdo con la nueva ley tributaria, la tasa del impuesto federal para las retenciones en el caso de bonos bajó al 22 %, en comparación con la tasa del impuesto federal sobre la renta, que es del 25 %. 

Tu empleador también tiene la opción de sumar tu bono al salario regular y retener impuestos sobre el monto total, lo que probablemente generará una retención aún mayor al 22 %. Pero no te preocupes: puedes no perder ese dinero. Como las tasas tributarias sobre el ingreso complementario pueden ser mayores que la tasa impositiva real en función de tu ingreso total a la hora de enviar tu declaración de impuestos, cuando lo hagas, quizá recuperes algo del dinero como parte de tu reembolso de impuestos federales. 

¿Alguna vez recibiste opciones de compra de acciones para empleados? ¿De qué tipo? 

No te preocupes por conocer estas reglas de impuestos.  TurboTax te hará preguntas sencillas y te dará los créditos y las deducciones de impuestos para los que eres apto.  Si tienes alguna duda, puedes conectarte en vivo mediante video unidireccional con un Contador Público Autorizado o un Agente Registrado de TurboTax Live, con un promedio de 15 años de experiencia, y aclararla desde la comodidad de tu hogar.  Los Contadores Públicos Autorizados Agentes Registrados de TurboTax Live pueden atenderte en inglés y en español y pueden revisar, firmar y presentar tu declaración de impuestos.